DAJABON LA ULTIMA PROVINCIA DE HAITÍ






DAJABON LA ULTIMA PROVINCIA DE HAITÍ

Esta provincia hace fronteras con la República Dominicana, es un  pueblo satisfechamente  célebre, forma parte del archipiélago  pintoresco de la región norteña de Haití.
Que paz que hay aquí.
Es una de las ciudades haitianas donde reina la armonía, se pueden apreciar los niños haitianos jugando libremente en los parques, durmiendo en las glorietas, orinándose en el busto de un señor con un gran bigote.
Cuanta felicidad, que bien se vive aquí.
Las madres paridoras dando a luz días y noches en el hospital sin problemas ninguno, las medicinas son gratis, la nacionalidad es automática.
Qué más podemos pedir.
Cuando uno de nosotros tiene gripe, va y busca medicamentos para los vecinos, la calle,  el barrio, la comunidad y el sector,  las medicinas que nos sobran se la vendemos a los dominicanos en el mercado.
Cuanto amor cuanta felicidad.
Los haitianos de esta provincia, vivimos felices, los militares se preocupan mucho por nuestra seguridad, hasta por una nublazón serramos la puerta de la frontera,  nadie dice nada.
Cuanto regocijo, cuanta paz, cuanto amor, cuanta leña, cuanto carbón, cuanta felicidad.
Después de las Jornadas diarias de trabajo viene una guagua amarilla y nos llevan hasta el frente de las  casas.
Nuestras emisoras operan libremente en todas las frecuencias de la zona, la señal telefónica es la más nítida de la región.
Cuanta paz cuanta libertad
Que felices somos, esta es la mejor provincia de Haití.
La armonía es tan grande que improvisamos mercaditos en el frente de cualquier casa o negocios, los haitianos dueños de lo mismo son muy felices.
Esta es la única provincia Haitiana  donde los enajenados mentales son profesores de atletismo en las salidas de los colegios.
Que bien, que aplicado somos.
Cuando despertamos en la mañana tenemos leche, agua, comida y jugo  en los refugios  del Cesfront y del ejército.
Cuanto confort.
Nuestro río parece una tarjeta postal, que belleza cuantos colores, estamos muy felices, ni agua tiene para producir mosquito.
Qué lindo es vivir aquí, que chulería es estar en Haití.
Es la única provincia de Haití, que tiene dos monedas, el peso y el gourde, pagamos como quieras y donde quieras.
Ser haitiano motoconchista es una bendición que deja más que una profesión.
Dejamos  atrás las diferencias con los dominicanos por eso  les permitimos venir lunes y viernes a comprar  a nuestro mercado.
Pero que gente sin costumbres estos dominicanos, que difícil es lidiar con esta raza, se orinan al lado de las ventas, defecan donde mismo comen, dejan su basura por doquier.
Que abandonados que son estos dominicanos.
Cuanto júbilo.
Aquí hay dominicanos que se atreven a decir que esta provincia no es la mejor de Haití

Libremente transitamos, no importa lo que hagamos tenemos  el apoyo de los derechos humanos. 

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.