Carta a Juan Pablo Duarte

Edward Pérez
El ciudadano de la frontera 


Excelentísimo padre de la patria.

Querido y estimado abuelo

Te habla uno de tus nietos, de los hijos de Quisqueya.

Abuelo escojo este momento para decirte lo mal que la estamos pasando y a la ves pedirte disculpa por no haberte escrito ante.


Abuelo, tu hija Quisqueya, nuestra madre se está casando cada cuatros años, pero abuelo nuestra madre ha tenido mala suerte en los últimos tres matrimonios.

Abuelo el primero de los tres nos dabas latigazos envueltos en paquetazos, nos hacía acostarnos tarde de la noche, solo para que escucháramos sus chistes, este señor pensó que su responsabilidad con nuestra madre solo era reír y celebrar.

Pensábamos que saldría buen hombre por ser del campo. Abuelo este campesino salió más tiguere que los del pueblo, todo quería resolverlo con la policía. Los cilindros de gas nos los ponía a la cabeza por cientos de kilómetros.

Hay abuelo tus nietos sufriendo y el sonriendo, nos quejábamos porque la calle estaba dura pero el solo decía que camináramos por la acera.

Abuelo nuestra madre se divorció del campesino, e hicimos  que se casara con un capitalino,

Abuelo, al principio no estábamos de acuerdo con este matrimonio porque él era muy joven para nuestra  madre. Pero tú sabes  que cuando las mujeres se enamoran no podemos contradecirla, para no perderla para siempre,

Abuelo era muy educado y hablaba muy refinado, pero en fin era buen muchacho, hasta que comenzó a vender propiedades y propiedades y las que no vendió se la regalo a los amigos.

Con amor y dulzura le permitimos 12 años de diabluras.

Hay abuelo ya estamos cansados de vivir de matrimonio en matrimonio y todo es como el demonio.

Abuelo nuestra madre se divorció y caso con un amigo de su ex, otro campesino que vino peor que un marino.

Abuelo si uno de tus nietos protesta le ponen droga a la cabeza.

Abuelo, mientras el anda brincando charquitos todos los dominguitos tus nietos están comiendo botoncitos.

Abuelo él comiendo y tus nietos sufriendo.

El reposando y tus nietos bostezando.

Abuelo este señor fue a Brasil y trajo una calculadora llamada Joao Santana, la cual no hemos visto más.

Abuelos nuestros hermanos  hablan de un tal Odebrecht pero él dice que aquí no es.

Los verdes protestando y el espiando.

Abuelo, nuestra madre esta con los pies para el cielo y el vestido en el suelo.

Abuelo perdona por molestar pero aquí no hay nada que celebrar todo es lamentar.



Oh abuelo cuanto desearíamos que estuvieras en casa...

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.