Carta a los viejos dueños del circo.




Carta a los viejos dueños del circo 

Querido y estimado dueños del circo la presente carta es para manifestarles que una vez fuimos una puerta a la fantasía, un pasaje al entretenimiento donde todo lo imposible se hacía realidad; el tiempo parecía detenerse y lentamente todo se transformaba para dar paso a un mundo mágico.

Esa magia cambió:
El público despertó y descubrió las falsedades de los actos.
Hasta los animales entendieron que los Shows eran acto de sacrificios y de burla, tanto para el público como para los malabaristas. 
Ese público quién siempre lo apoyó en las buenas y en las malas, decidió abandonarlo al ver que los actos ya no beneficiaban ni a los malabaristas.

Querido y estimado dueño del circo, con tristeza les decimos que sus maltratos son los únicos responsables de la decisión tomada.
Las acrobacias y los malabares que hacíamos para mantener el acto en funcionamientos ya perdió su magia por causa y efecto.

Sé que se van a sentir mal porque al pueblo está entrando otro circo.
Algo que no pueden obviar es que los espectadores nunca tuvieron dueño.  Debieron mantener el acto abierto para todo público. No para un grupito.
tanto talento desplegado sobre el escenario, para terminar en el mismo lugar donde terminan los cirqueros.
El dominio de habilidades, la calidad de sus demostraciones, y las largas horas de dedicación, al final son borradas por los actos de los cirqueros del momento.

Cada función era la mezcla de tres ingredientes principales:
Humor, inocencia y espectáculo.
Hoy, aunque ustedes se esfuercen por mantener el espectáculo, Ya la inocencia cambió, quien era la responsable de mantener el circo lleno.

pueden cambiar el lenguaje mudo de mimos o hacer nuevos despliegues de la danza, pero el público sonreirá y aplaudirá a ritmo de los nuevos cirqueros.

Con cara renovada Pueden montar actos el mismo día y en el mismo pueblo, intentando debilitar el nuevo circo. Pero recuerden que los actos nuevos y maquillaje fresco no cambian aun payaso viejo.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.