Lectura obligatoria de la biblia en el senado y la cámara de diputados.


Por: El Ciudadano de la frontera


Obligación de la lectura bíblica en las escuelas, ¿podrá restaurar la pérdidas de valores en los hogares y por ende, en la sociedad?.

Sin embargo, vemos  un gobierno desesperado buscando solución al problema delictivo, sin propuestas efectivas, que den solución a tan grave flagelo.

La realidad del narcisismo de la sociedad, inicia en lo que ésta es testigo. Una sociedad que observa a los políticos hacerse billonario con el saqueo del erario público, ante sus ojos.

Sabiendo ésta, que los políticos no vienen de otro planeta, ni son ensamblados en China. Son hijos del mismo barrio y fueron a la misma escuela de los que hoy son ingenieros, abogados, licenciados y demás. Pero sin la suerte de pertenecer a esta élite gubernamental.

Es el gobierno, el principal corrutor, con su ejemplo promueve principalmente, la desgracia de esta sociedad. 

Hoy el gobierno quiere obligar la lectura de la Biblia, quiere imponerlo como norma moral a través de un proyecto de ley para las escuelas.  

Esto está muy bien, pero consideren que vivimos en un país donde los políticos no son temeroso de Dios. Gente que se cree inmortal, que han llegado a creer que su salvación ya está comprada con la fortuna acumulada, fruto del saqueo. 

Promuevan también la lectura obligatoria en el senado o en la cámara de diputados,donde lejislan, deberían dar el ejemplo, como casi nunca lo hacen. Se pueden fomentar leyes como estas,  obligatoria no solo para las escuelas. 

Estas leyes no son violatorias de los derechos, siempre y cuando no intenten obligar a escuchar lo que se lee.

Lo que es de vital importancia es predicar con el ejemplo. No sólo con leyes como estas, sino, generando empleos (una forma de disminuir la delincuencia). Una ley como esta no solucionará los problemas que tiene el país. 

No hay forma de justificar esta imposición no coherente con sus acciones. 
A no ser que tengan 8 millones de Biblias y las quieran venderlas.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.