LA GUERRA FRÍA DEL DANILISMO.


Artículo V.
Dajabón, República Dominicana
febrero 20/19
Por: Edward Pérez
El ciudadano de la frontera.

¨Líbrame de las aguas mansas que de las malas me libro yo¨.  Es un refrán español que hace referencia a la precaución o cautela de todo aquello que se presenta o demuestra ser tranquilo, pacífico o sereno.


Este refrán refleja que un río puede aparentar ser calmo pero, detrás de ello se puede esconder feroces remolinos y corrientes violentas, a lo que llevando al mundo de la convivencia social,  indica que una persona se puede mostrar tranquila, serena, calma pero detrás de esa personalidad y en el momento de presentarse una situación incómoda o problemática, su enojo puede mostrar un carácter fuerte, irritable, arrogante.


Por lo que este refrán, recuerda al individuo el cuidado y la precaución que  se debe tener ante las personas que aparentan ser calmas, sin saber qué se puede esperar de ellas, ya que el hombre al estar en aguas turbias sabe que tiene que cuidarse y estudiar cada acción percibida y gesto que reciba.


Este refrán alude también al individuo que se viste de cordero pero que puede convertirse en lobo.


Además, según la mitología griega, Tifón intentaría destruir a Zeus por haber derrotado a los titanes. Logrando derrotar a Zeus arrancándole los tendones, pero en una segunda batalla Zeus comenzó a luchar con mucha más valentía y tesón hasta que finalmente derrotó a Tifón y lo mandó al monte Etna.


En todos los tiempos se ha vivido de tiranía y tracción, como también fue el caso de Absalón; ¨La rebelión de Absalón¨.  Paradójicamente, el que hace una treta al rey Joab, será también víctima de una estratagema de parte de Absalón, pero esta vez mucho más violenta: Absalón manda a quemar los campos segados para ser llevado ante el rey (2 Samuel 14:28-30).

¡Lo que hace Absalón aquí es emplear la violencia para acceder al poder! Porque si el análisis hecho es como creemos, cierto, Absalón ya hizo durante su exilio el plan de rebelarse contra su padre, pero permanece durante dos años pasivo, sin acceder al rey, y sin hacer nada para obtener gracia de él. No hace nada que pueda levantar sospechas, se gana la confianza de la gente, pero al mismo tiempo, crea alrededor de él una suerte de gran expectativa. Entonces, de repente, hace un gran golpe de efecto. Enciende las llamas que lo devoran todo.

 Tifón, Absalón y Danilo Medina tendrán el mismo final, Pero este último se enfrentará a esos 2,300,000 (dos millones trescientos mil)  miembros del PLD que lo llevaron al poder y que luego les pagó con una patada en el trasero.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.