TRES BARCOS





Cuenta la leyenda que el embravecido mar del Caribe era navegado por tres barcos, uno Blanco, un Púrpura y un Verde.

Barco Púrpura

Las impredecibles tormentas habían golpeado la proa y popa del barco Púrpura, después de intentar resarcir los daños de la nave en alta mar, el viejo capitán se apresuraba a llevar el barco a puerto, donde él le pasaría el mando a un contramaestre sin experiencia en navegación y considerado el más torpe de la tripulación.

Como pólvora corrían las noticias de las torpezas de este delfín. Los cuestionamientos no se hacían esperar porque años atrás se decía que el barco Púrpura tenía el mejor criadero de delfines.
¿Qué pasó, por qué se eligió al más tonto y no al más sabio? nunca nadie se percató de que no era asunto de sapiencia sino de lealtad. Los demás delfines habían bailado la música que otro capitán tocó en el pasado, además carecían de lealtad hacia el viejo capitán… quien había logrado tirar del barco a su antecesor.

La piratería le había dejado grandes riquezas al barco Púrpura, sus tripulantes habían saqueado todas las islas del corredor del Caribe como buitres carroñeros encima de un cadáver.  

Barco Verde

El barco verde fue construido con madera nueva y restos de una vieja canoa, su capitán había comandado al Púrpura pero nunca se percató de que sería lanzado por la borda por la tripulación que él mismo había llevado a la nave… su mayor error fue enseñarles la piratería a gente muerta de hambre y cuando se logró la combinación de bulimia y piratería dió un híbrido de saqueadores insaciables.

Este capitán tenía una mente brillante, pero en el ancho mar nadie confiaba en él ya que su esposa se había quedado en el barco Púrpura y si él no pudo conquistarla para llevarla a navegar en su nuevo barco, sería imposible que los demás le creyesen.

Mientras fue capitán del barco Púrpura pudo conseguir algunos contramaestres leales, no lo suficientes, aunque cada día se le iban sumando piratas ya que el naufragio del Púrpura era inminente.
El sonido de las astillas del barco Púrpura rompiendo hacía que muchos piratas se lanzarán al mar, no en busca de ahogarse sino para subir a otras naves.

El barco Blanco

Irradiando una luz de esperanza se acercaba a puerto el barco Blanco, con una tripulación joven y con la mejor experiencia vivida, porque quienes han sido víctimas son los que más experiencia poseen, esta tripulación no vino del océano Pacífico, del atlántico, del mar Muerto ni del mar Indico, vino de las mismas islas saqueadas por los del barco Púrpura y ellos sabían que solo debían hacer todo lo contrario para hacer las cosas bien.


Ahora la carrera era por quien llegaba a puerto primero, aunque a mil leguas se podía divisar que el barco Blanco sería el que arribaría, solo debía vigilar a estribor y a babor ya que el barco Púrpura estaba a punto de naufragar y cuando esto pasa las ratas y piratas buscarán refugio en donde se le garantice sustento.

Por: Edward Pérez 
El ciudadano de la frontera 

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.